Recientemente, algunos investigadores (Nichol KL) demostraron, en un estudio observacional en pacientes mayores de 65 años durante 2 temporadas de gripe, la asociación entre la vacunación antigripal y una reducción del 19% en el riesgo de hospitalización por infarto cardíaco, una disminución del 16-23% para la enfermedad cerebrovascular, y una reducción general de mortalidad del 48-50%. La vacunación podría ejercer una «modulación» de la respuesta inmunológica con efecto «antiaterogénico». La vacunación reduce el riesgo de hospitalización por causas cerebrovasculares de forma similar en sujetos sanos y en personas mayores con un alto riesgo vascular.

por el Doctor Rafael Durá