Buenas noches amig@s,

Esta mañana leíamos este interesante artículo acerca de las arritmias que sufren los deportistas profesionales… y es que nadie está a salvo de sufrir una enfermedad cardiaca. Sin embargo es muy importante que seamos conscientes de que tenemos que cuidarnos y de que aunque hay muchas cosas que escapan a nuestro control, es vital tener atadas las que sí podamos controlar.

Esta semana asistíamos al evento organizado por los laboratorios Boehringer “Ictus, tú eres el protagonista”, donde se insistió muchísimo en el tema de la importancia de que el paciente anticoagulado controle sus niveles y sea consciente de que es importante cumplir con el tratamiento clásico a rajatabla. (En este enlace a su web podéis encontrar más información del evento)

Os contamos todo esto porque escribimos este post desde la tranquilidad de haber cumplido con nuestros objetivos del día:

– hemos realizado nuestros ejercicios habituales, una hora de carrera suave con la compañía de nuestro fiel perro

– hemos comido de la forma más sana posible, sin poder evitar ese trocito de pastel de chocolate porque somos golosos, pero compensado por los 15 minutos extra de carrera nocturna

Tras estas dos tareas que tenemos ya totalmente establecidas y una buena ducha, el día se ve de otra manera. Está claro que no todos tenemos el mismo ritmo de vida ni disponemos muchas veces de tiempo. Los hijos, el trabajo o nuestra propia salud nos impiden muchas veces poder encontrar ese tiempo para dedicárnoslo a nosotros. Desde aquí simplemente queríamos animaros a no desfallecer y a llevar a cabo simplemente un proceso de mejora continua en vuestros hábitos de vida. El evento de Boehringer o el artículo antes mencionado son dos ejemplos que nos demuestran que nuestro papel en toda esta historia es fundamental… no importa si eres fumador, si no haces nada de deporte, si desgraciadamente has sufrido un ictus y te estás recuperando. Lo que importa es echar la vista atrás a lo que ha sido tu día y tratar simplemente DE CAMBIAR UNA COSA MAÑANA.

Así de sencillo, una cosa al día… y pequeñita. Nada más. De esta manera acabaremos consiguiendo todas las metas que nos fijemos. ¡Mucha fuerza para tod@s y buenas noches..!