La prevención del ictus es uno de los aspectos más importantes en los pacientes con fibrilacion auricular no valvular. Uno de los objetivos más importante en este tipo de pacientes es el tratamiento anticoagulante.
Hoy nos gustaría compartir con todos vosotros unos comentarios que nos hace llegar el Presidente de Federacion Española de Anticoagulados (FEASAN), D. Luciano Arochena, sobre la importancia de la anticoagulación oral en la prevención del Ictus y las nuevas aportaciones terapéuticas en dicho campo.

El paciente anticoagulado es un paciente que ha recibido la indicación de iniciar un tratamiento con anticoagulantes con el fin de reducir su riesgo trombótico.

El tratamiento anticoagulado NO CURA NADA, solamente previene la formación de trombos que pudieran causar un ictus.

Existen diversas patologías asociadas al riesgo de Ictus y por tanto a este tipo de tratamiento:
– Fibrilación auricular
– Valvulopatías cardíacas
– Trombosis venosa o una embolia pulmonar previa
– Otras patologias que alteran la coagulación sanguínea (Sindrome de Marfan, cardiopatía congénita, síndrome fibrinolítico, etc).

Según los datos estimados, en España unos 800.000 pacientes viven anticoagulados. El 70% de éstos lo hará DE POR VIDA.

Las perspectivas a medio y largo plazo auguran un aumento significativo de este tipo de pacientes (por el aumento de la fibrilación auricular)

EL DATO
Un paciente con FA tiene un riesgo 5 veces mayor de sufrir un Ictus, siendo además de mayor gravedad.

Durante más de 60 años la anticoagulación oral en España ha estado protagonizada por acenocumarol o más conocido como Sintrom, un fármaco que forma parte del grupo de los antivitamina K.

Estos tratamientos clásicos aunque muy efectivos presentan algunas limitaciones:
– Estrecho margen terapéutico (dosis suficiente/dosis excesiva)
– Necesidad de realizar controles mensuales de coagulación
– Interacciones con otros fármacos y con la dieta

Recientemente, han sido aprobados una nueva generación de fármacos anticoagulantes orales (dabigatran y rivaroxaban), además de otros que siguen el mismo camino.

Estas nuevas opciones terapéuticas se indican para la prevención del Ictus en pacientes con FA de origen no valvular (un 83% de las FA en nuestro país) entre otras indicaciones.

Las principales ventajas de este nuevo grupo de fármacos son:
-No requieren controles mensuales (por lo que interfiere menos en la vida cotidiana del paciente).
-Apenas presentan interacciones con la dieta u otros fármacos
-Los ensayos clínicos muestran que son tanto o más efectivos que los anticoagulantes clásicos (AVK)
-Es suficiente una o dos dosis únicas diarias