Hoy os dejamos una noticia sobre un proyecto en la Clínica Mayo de Arizona para el cuidado de los pacientes que sufren un ictus en zonas rurales.

Este proyecto consiste en una red que conecta los servicios de urgencias de hospitales rurales con la unidad de ictus de la Clínica Mayo.

Como se puede observar en la imagen, el centro consultor cuenta con un sistema de videoconferencia, de este modo pueden ver a los pacientes, con lo que se mejora la capacidad diagnóstica.

Usando el ordenador, los médicos pueden compartir datos clínicos e imágenes radiológicas para llegar a una actitud terapéutica óptima.

Los investigadores de la Clínica Mayo realizaron un estudio para comprobar la efectividad de este uso de la telemedicina respecto al uso del teléfono (medio de comunicación más usado para este tipo de consultas).

Se trata de un estudio prospectivo, ciego y randomizado. Se evaluaba la idoneidad de los tratamientos trombolíticos indicados.

Las decisiones que se tomaron fueron más adecuadas, mejoraron las tasas de trombolisis, bajaron las tasas de hemorragia intracerebral, se redujeron las complicaciones y el cumplimiento de todos los estándares de tiempo establecidos apoyan la eficacia de la telemedicina para la toma de decisiones en el tratamiento de los ictus.

Podéis encontrar más información sobre el proyecto en Stroke-Telemedicine.

Incluso se puede ver un vídeo en el que se demuestra el uso de la plataforma: