cycling-148956_640

Para muchos de nosotros el comienzo de año nuevo supuso el inicio de una etapa prometedora de cambios, propicia para renovar y modificar actitudes. Se nos llena la cabeza de propósitos para cumplir en el nuevo año, en los meses venideros, pero la realidad es que,  un alto porcentaje de nosotros, ya en Febrero o Marzo hemos dejado de cumplir los retos que nos habíamos propuesto, lo que además trae consigo una importante frustración.  Si la historia te suena familiar te damos una serie de consejos para que consigas cumplir tus propósitos relacionados con el ejercicio físico. No te desanimes, comienza una vida activa!

Comienza poco a poco:

Si no estás acostumbrado a hacer ejercicio, si hace tiempo que no prácticas ningún tipo de deporte,  el entusiasmo de retomar la práctica deportiva será tu peor enemigo. No es malo que tengas ilusión por comenzar, siempre que ésta sea controlada, si no, esas ganas de querer erradicar el problema de raíz, por ejemplo “no voy a dejar de hacer ejercicio nunca más, o voy a salir todos los días a correr” será probablemente un propósito casi imposible de cumplir, y de seguro que apenas aguantarás unos días cumpliéndolo.  Si quieres hacer todo el ejercicio que no has hecho en años en un par de días, lo único que ocasionarás es fatigarte,  lesionarte, y cogerle manía al ejercicio. Lo que debes de hacer es empezar poco a poco. Comienza realizando ejercicio 2-3 veces a la semana y de forma ligera.  Ya aumentarás tanto la frecuencia como la intensidad del ejercicio más tarde. Si estás decidido a hacer ejercicio durante todo el año, no debes ir con prisa. 

Escoge algo que te agrade, elige la actividad adecuada:

Una de las claves para conseguir con éxito el propósito de comenzar a hacer ejercicio es elegir la actividad adecuada, aquella que te agrade, con la que disfrutes, no tienes por qué matricularte en un gimnasio. Existe una gran variedad de opciones para poder ejercitarte: hacer ejercicio al aire libre (senderismo, montañismo, escalada, ciclismo),clases de baile (zumba, …), clases dirigidas en gimnasio (spining, GAP,yoga, pilates), clases dirigidas en piscina (Aguagym, etc), natación,  salas de musculación,  etc. Si eliges lo que te gusta o lo que siempre has deseado practicar te sentirás estimulado a continuar.

Comparte tu propósito con alguien más:

Si eres de esas personas que te gusta compartir tus retos con tus compañeros, disfrutarlos en grupo, es una buena idea iniciar el propósito de hacer más ejercicio con algún amig@. Si alguna persona cercana a ti sabe de tu propósito puede ayudarte a cumplirlo y animarte a seguir adelante en los momentos de debilidad. Sin embargo, tienes que mentalizarte de que es posible que en alguna ocasión tu compañer@ no puede acompañarte, por lo que es muy importante no depender del otro, aprender a tener independencia. Esta estrategia  es muy útil al principio para no sentirte sólo, pero no puedes caer en la situación de “si él no va yo no voy”.

Proponte metas realistas

Este punto es de vital importancia, ya que muchas veces es el “culpable´´ de que no seamos capaces de cumplir con nuestro propósito. Debes de ir día a día, proponerte únicamente objetivos a corto plazo, nada de pensar metas a largo plazo. Fíjate objetivos pequeños y alcanzables, y no te pongas nuevos hasta que no cumplas los primeros, es la mejor forma de avanzar de forma satisfactoria, ya que el alcanzar los objetivos hará que tu motivación y satisfacción aumente. No te fijes es los programas de entrenamiento que siguen los demás, puesto que seguramente tu forma física sea distinta y su ritmo de entrenamiento sea diferente al que tú puedas asimilar.

Esperamos que estos consejos te sean de gran utilidad para conseguir el propósito de comenzar a realizar ejercicio físico. Pásate a un vida activa, de este modo prevendrás el accidente cerebrovascular.

Pedro Gargallo