sandía corazón_post

Sano, delicioso, original y perfecto para refrescarse en estos calurosos días de verano. El Gazpacho de Sandía es una receta que contiene una larga lista de beneficios para nuestro corazón; en su principal ingrediente y también en los secundarios. Para empezar, como la sandía está compuesta por un alto porcentaje de agua, es una gran fuente de hidratación, razón por la que es muy utilizada por los deportistas. Pero, además, contiene vitamina C, vitamina A, potasio, magnesio y distintos antioxidantes, especialmente indicados para tratamientos cerebrovasculares.

Entre esos antioxidantes que contiene la sandía destacan el licopeno y citrulina. El licopeno –muy presente en el tomate, que también se utiliza en esta receta- es un compuesto bioactivo con efectos protectores contra enfermedades cardiovasculares. La citrulina, que se transforma en arginina y es necesaria en la producción de óxido nítrico, ayuda a mejorar el flujo sanguíneo, a mantener la elasticidad de las arterias y a la función cardiovascular en general. Además, ambos contribuyen a reforzar el sistema inmunitario.

Para aprovechar al máximo todas esas propiedades, se recomienda que la sandía esté bien madura. ¿Cómo sé que está madura? Tres pistas: son las más pesadas porque superan el 90% de agua, la marca que indica donde estaba asentada en tierra es amarillenta (y no blanca o verde) y, si le damos una palmada, se oye hueca. En general se trata de una fruta muy aconsejable para el cansancio, para épocas de gran esfuerzo o situaciones de estrés, así que es especialmente aconsejable cuando necesitas una dosis extra de energía.

Y, por si no te hubiéramos dado suficientes razones para que te animes a cocinar un Gazpacho de Sandía, aquí tienes la definitiva: es sencillísimo y rápido de preparar. Antes de nada, anótate los ingredientes para 4 personas, que además todos contienen propiedades beneficiosas para el corazón:

  • 300 gramos de sandía (1/4 de una sandía grande).
  • 400 gramos de tomates pera o maduros (7 tomates grandes).
  • 40 gramos de cebolla (media cebolla).
  • 40 gramos de pimiento rojo.
  • 1 diente de ajo.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cucharada de vinagre de Módena.
  • 3 hojas de albahaca fresca.
  • Sal, pimienta.

Para elaborarlo, simplemente has de pelar y quitar las semillas de la sandía y del tomate para, a continuación, triturarlos junto con el ajo, la cebolla y el pimiento. Cuando esté totalmente licuado, añade el aceite, el vinagre, las hojas de albahaca, un poco de sal y pimienta. Vuelve a triturar y reserva en el frigorífico hasta el momento de servir bien fresco. Que lo disfrutes.

Puedes conocer otras recetas sabrosas, divertidas y saludables en el libro El médico en tu cocina de Jordi Forés y María Pérez, que además incluye un DVD con los pasos a seguir y distintos consejos.