El vino para prevenir el ictus

El vino se obtiene de la fermentación de los azúcares contenidos en el mosto de la uva. Las levaduras presentes en la propia piel de la uva convierten los azúcares en alcohol (etanol) y gas carbónico que se libera al ambiente. Cuando el mosto es destinado directamente a la fermentación, se obtiene el vino blanco, mientras que si se destina a la maceración se va enriqueciendo en sustancias que le proporcionan color. En la uva, los fenoles juegan un rol importante en la calidad, y la manera por la cual estas sustancias son transformadas durante la vinificación, influye directa o indirectamente sobre la característica de los vinos, confiriéndoles una gran parte de su estructura, su color y de sus propiedades sensoriales.

El vino contiene más de 250 sustancias químicas diferentes, siendo sus principales componentes el agua (80-90%) y el alcohol etílico (10-16%). El resto de los compuestos (ácidos orgánicos, azúcares no fermentados, sales minerales, vitaminas del grupo B, potasio, fosfatos, hierro, manganeso, etc.), si bien son importantes cualitativamente, casi no tienen trascendencia nutricional.

El alcohol etílico se metaboliza en el organismo, dando un rendimiento de 7 kcal por gramo; es decir, a mitad de camino entre las 4 de los hidratos de carbono y las 9 que rinden las grasas por gramo.

Para que el consumo de alcohol resulte beneficioso, es necesario que exista un adecuado reparto nutricional, ya que la interacción del alcohol con el metabolismo de los hidratos de carbono o las grasas pueden generar desequilibrios oxidativos de estos nutrientes, predisponiendo a un sobrepeso o agravando una obesidad ya establecida.

Otra característica del alcohol, y en consecuencia del vino, es el carácter limitado de su metabolización. El organismo es capaz de oxidar el alcohol a un ritmo constante (0.1 g de alcohol por kilo de persona y hora), por lo que, si se supera esta capacidad metabólica con una ingesta excesiva, pueden alcanzarse niveles por encima de lo tolerable, pasando entonces a la sangre.

El consumo habitual de alcohol en grandes cantidades carece de efectos beneficiosos para la salud y realmente origina serias enfermedades tanto gastrointestinales como neurológicas, incluyendo algunos tipos de cáncer, y eleva la mortalidad entre bebedores habituales por otras causas, como accidentes automovilísticos.

¿En qué consisten los efectos beneficiosos del consumo del vino?

En los últimos años numerosos estudios han avalado los efectos beneficiosos de la ingesta de polifenoles sobre la salud, especialmente sobre el sistema cardiovascular. Esto es importante, porque las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo. Los efectos de los polifenoles son fundamentalmente consecuencia de sus propiedades antioxidantes. Pero sus acciones son diversas y no sólo derivadas de la presencia de estos compuestos. Por un lado, mejorando el perfil de las grasas sanguíneas, aumentando los niveles de colesterol HDL (colesterol “bueno”) y rebajando los del colesterol LDL (colesterol “malo”).Y por otro, el consumo regular y moderado de vino también se asocia con una disminución del riesgo de trombosis, al ser capaz de reducir la capacidad de agregación de las plaquetas sanguíneas, lo que actuaría como factor protector frente a la formación de coágulos (potenciales formadores de trombos). Estos trombos conducen al taponamiento del vaso sanguíneo, con el resultado final de infarto.

Por último, la capacidad antioxidante de los compuestos fenólicos pone en marcha un doble proceso preventivo; captando radicales libres y evitando así su acción tóxica a nivel celular, pero también inhibiendo la oxidación de las LDL (colesterol “malo”), lo que disminuye su poder aterogénico. La presencia de estos polifenoles sería la característica que explicaría la ventaja de consumir vino en relación a otras bebidas alcohólicas.

No obstante, es importante reiterar que el vino no es ningún medicamento, y sus acciones favorables sólo las ejerce en personas sanas y a dosis moderadas.

Por Ángela Durá.

Captura de pantalla 2013-07-30 a la(s) 20.05.41