Vía www.huffingtonpost.com

El hábito tabáquico es otro factor de riesgo para el ictus plenamente demostrado. Entre los fumadores el riesgo de padecer un ictus es dosis-dependiente de tal forma que para los fumadores de hasta 20 cigarrillos/día, el riesgo es de 3.3, mientras que para los que fuman más de 20 el riesgo se eleva hasta 5.6. Un metanálisis de 32 estudios mostró que el tabaquismo contribuye de forma significativa e independiente a la incidencia de ictus, aumentando el riesgo en un 50% (incrementa el riesgo de ictus, de forma general, hasta casi 2 veces). Tanto los fumadores activos como los pasivos, expuestos de forma importante al humo del tabaco, presentan un aumento del riesgo de ictus.

Si se toma en cuenta el hábito tabáquico y la hipertensión arterial, controlando el factor edad, los dos factores de riesgo son responsables del 36% de todos los ictus, además el 58% son atribuidos a uno o ambos.

Este incremento en el riesgo es reversible y el abandono de este hábito va seguido de un rápido descenso en la incidencia. En el estudio Framingham, 5 años después de dejar de fumar el riesgo de ictus se equiparó con el de la población que nunca había fumado.

Por el Doctor José Vicente Lozano.