Todos nos hemos preguntado alguna vez como vemos la botella, medio llena o medio vacia. Bueno pues según afirman varios investigadores de la Universidad de Michigan en un estudio que ha sido publicado en Stroke, la revista de la American Heart Association (AHA), si vemos la botella medio llena nos puede ayudar a prevenir el riesgo de sufrir un ictus.

Este estudio fue realizado a más de 6.000 personas que superaban ya los 50 años de edad. Se les sometió a un test para medir su optimismo, en el que la puntuación máxima que podían obtener eran 16 puntos. Se pudo comprobar que por cada punto que sumaban de más en este test, el riesgo de padecer un ictus durante los dos años siguientes se reducía en un 9%. Y siempre después de tener en cuenta otros factores de riesgo, como las enfermedades crónicas.

El optimismo también podemos cultivarlo.

¿Cuál es el secreto de este efecto de protección? Aunque se tendrían que llevar a cabo otros estudios para saber realmente por qué el optimismo nos protege de un posible ictus, los investigadores piensan que tal vez las personas con un mayor grado de optimismo tengan un estilo de vida más saludable. Es posible que esta visión más positiva les lleve a realizar acciones como, por ejemplo, hacer más ejercicio o llevar una dieta más saludable, que siempre generarán buenos resultados a nuestro organismo. También tendríamos que tener en cuenta que existen algunas evidencias que sugieren que pensar de forma positiva podría tener un impacto biológico.

Con todo esto también podemos afirmar que afortunadamente ver la botella medio llena o medio vacía no es sólo cuestión de genes. “Estudios con gemelos estiman que sólo una parte de nuestro índice de optimismo tiene influencia genética”, han afirmado los investigadores.

Si quieres aumentar tu nivel de optimismo consulta la galería A ser feliz también se aprende de nuestros compañeros de noscuidamos.com.

Esperamos que desde hoy todos seáis un poco más optimistas!