Captura de pantalla 2013-12-16 a la(s) 18.39.33

Continuamos explicando las adaptaciones favorables para la prevención del ictus que produce la práctica física sobre el aparato cardiovascular:

Tensión arterial:

Se conoce como tensión o presión arterial a la resistencia ofrecida por las paredes arteriales al paso de la sangre, o dicho de otra manera, a la presión que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. La lectura de la misma se da en dos cifras:

– La presión sistólica (la máxima) es el valor máximo de presión cuando el corazón se contrae, es decir, cuando está en fase de sístole. Es la máxima presión que ejerce la sangre sobre las arterias al ser impulsada por el corazón.

– La presión diastólica (la mínima) es la presión en las arterias cuando el corazón se encuentra en reposo, es decir, cuando está en fase de diástole. Es la mínima presión que ejerce la sangre sobre las arterias entre dos latidos cardíacos.

Según la American Heart Association (AHA) y la OMS los valores normales de tensión arterial se situarían en 120/80mmHg, aunque el rango de normalidad es más amplio y varía según la edad y el sexo. Lo realmente importante es conocer que valores superiores a 140/90mmHg (140mmHg de presión sistólica y 90mmHg de presión diastólica) se considera hipertensión arterial.

Este dato es de vital importancia puesto que la hipertensión arterial mantenida esuno de los principales factores de riesgo a la hora de poder sufrir un accidente cerebrovascular.

Sin embargo, a través del ejercicio físico podemos disminuir y controlar los valores de tensión arterial ya que son numerosos los estudios que demuestran que la práctica de ejercicio físico disminuye las cifras de tensión arterial en reposo y que, durante el ejercicio, experimenta incrementos más suaves que en sujetos no entrenados, de manera que la sobrecarga a la que se ve sometida el corazón disminuye.

De esta manera el ejercicio reduce las cifras de tensión arterial (tan importante en la prevención del ictus) ya que produce una vasodilatación que tiende a disminuir las resistencias vasculares periféricas y en consecuencia disminuir la tensión arterial diastólica durante el ejercicio.

RECORDAR SIEMPRE: mantener tu sistema cardiovascular en forma a través del ejercicio físico es la mejor manera de disminuir las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular. Prevenir está en tus manos. Nosotros únicamente te ayudamos a conseguirlo.

Por Pedro Gargallo Captura de pantalla 2013-08-22 a la(s) 19.10.15