Alfredo Landa recibía un Goya honorífico a su carrera. En la ceremonia y en pleno discurso ante todo el país, la profesión, amigos y familiares sufre un Ictus en directo.

El actor no sabe qué le está sucediendo, parece que las palabras que salen de su boca no son coherentes y el público quizá lo achaca al nerviosismo.

Hoy día y con lo que sabemos nos da aún más pánico ver la situación y no activar inmediatamente un código ictus.

Cabe recordar siempre los síntomas de la enfermedad: Problemas en el habla, problemas en la visión, dolor de cabeza, un lado del cuerpo se queda sin fuerza, …